Cristiano ya dejó su huella, ahora falta que lo hagan Messi y Neymar

Las estrellas del planeta han tenido hasta el momento distinta suerte. Mientras que el portugués fue figura en dos partidos, el argentino y el brasileño aparecieron a cuentagotas.

Con excepción de Cristiano Ronaldo, que fue figura ante España y le dio la victoria a Portugal frente a Marruecos, los mejores jugadores del planeta no han podido lucirse en la primera parte de la Copa del Mundo.Tanto Lionel Messi como Neymar tuvieron apariciones esporádicas y hasta el momento están en deuda con el mundo futbolero, que espera muchísimo más de ellos. Hoy comienza la etapa decisiva y allí buscarán marcar la diferencia que les permita a sus selecciones abrazar la gloria máxima.

Día a día en sus respectivos equipos, Messi, Cristiano y Neymar provocan una revolución que los lleva a ser tapa de cada diario deportivo. Goles, lujos y asistencias que dejan boquiabierto a los fanáticos de turno. Sin embargo, ninguno ha podido alcanzar ese nivel en Rusia.

Es cierto que CR7 fue determinante para que los lusos consigan alcanzar los Octavos de final, sobre todo después de haber marcado un hat-trick ante los españoles y haber convertido, de cabeza, en la victoria por la mínima sobre Marruecos. Sin embargo, su último partido con Irán, en el que falló el penal que le hubiese dado el primer lugar del grupo a los portugueses, empañó un poco su performance.

Lo de la Pulga es el caso que, a los argentinos, más preocupa. Malogró una ocasión desde los doce pasos frente a Islandia y no apareció ante Croacia, encuentro en el que también se lo notó desganado. Pero la esperanza se renovó luego de lo que hizo con Nigeria, donde marcó un golazo y, de a ratos, se pareció al del Barcelona. Se comprometió con el juego e hizo jugar a la Albiceleste.

Lo del brasileño no fue determinante, pero fue de menor a mayor. Esa lesión que lo marginó de los últimos meses pudo haber repercutido en su rendimiento, sobre todo en su debut, cuando se mostró muy fastidioso e individualista. En los últimos triunfos aportó parte de su repertorio y dijo presente en el 2 a 0 sobre Costa Rica.

Indudablemente que a estos jugadores se les exige más que al resto. Al estar por encima de la media en calidad y jerarquía, sus respectivas selecciones los necesitan en plenitud para diagramar una estrategia y ejecutar el plan. Porque estos futbolistas tienen la capacidad de hacer historia con un simple movimiento. ¿Comenzarán a hacerlo ahora que es a todo o nada?

Ahora empieza lo que, para muchos, es el verdadero Mundial. La etapa en la que, un resultado adverso, un simple error, te manda devuelta a casa. En los mano a mano las capacidades individuales y la concentración juegan un papel preponderante, y allí es donde se espera que aparezcan los mejores.

Argentina y Portugal son los que más dependen de sus estrellas. Messi y Cristiano son la esperanza de dos equipos que centran su táctica y preparan cada partido en torno a ellos. Y eso los lleva a tener una presión distinta a la que tiene, en este caso, Neymar.

Es que el brasileño es la figura de un equipo que ya sale de memoria y tiene una idea bien definida. Juega de la misma manera con él y sin él, y esa falta de dependencia generalmente ayuda para que la responsabilidad no caiga en un solo jugador.i

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *