Gobierno paga costos que no debe; Justicia mira sonriente – Centro Noticias Santiago

Gobierno paga costos que no debe; Justicia mira sonriente

Mauricio Macri tomó ayer una decisión que podría catalogarse de histórica. Sus efectos en el ahorro del Estado deberán analizarse una vez que se conozca la letra del decreto presidencial, aunque se intuye desde ahora que no serán demasiado amplios frente a las necesidades de calmar el déficit fiscal, sino todo lo contrario. No puede negarse que atacar el nepotismo en el Estado argentino es todo un ejercicio de virtuosidad que nadie intentó hasta ahora. El anuncio en esos términos, entonces, apunta a restaurar autoridad moral en el rol de transformador que Macri quiere darle a su Gobierno, aunque corra con eso un triple riesgo: ser injusto con funcionarios útiles, abrir un debate que nunca debió, ya que deja al desnudo otros actos de portación de apellido que no eran públicos y caer en una banalidad insuficiente para atacar los verdaderos problemas.

El Presidente decidió avanzar quizás sin medir algunas consecuencias. Desde que se hizo el anuncio ayer, el periodismo y la oposición activaron un scanner sobre la estructura del Estado para revelar todos los casos de funcionarios que tienen a familiares nombrados en la Administración. Es un daño que pudo haberse evitado; sobre todo porque la medida parece destinada a compensar el perjuicio que ocasionó el caso de Jorge Triaca. ¿No hubiera sido mas fácil, entonces, acordar una salida honrosa del ministro antes que exponer a toda una estructura de gobierno?

No pareció nunca estar en duda que Mariana Triaca estuviera desdibujada en su rol de integrante del Banco Nación, tenga o no el pedigree necesario para estar allí. Mas bien el problema era el nombramiento de personal doméstico en un gremio intervenido. De nuevo, Macri paga costos y el objetivo sigue sin cumplirse. Lo mismo puede decirse de muchos otros familiares de funcionarios que dentro del Poder Ejecutivo o el Legislativo cumplen funciones, en algunos casos, más efectivas y útiles que sus parientes mejor ubicados en la escala de la Administración. “Vamos a perder gente valiosa”, dijo el propio Macri ayer. No parece lógico que se fuerce algo así.

Al mismo tiempo, Gabriela Michetti, Emilio Monzó y en igual medida María Eugenia Vidal y el resto de los gobernadores deberán decidir ahora si acompañan la medida en sus areas, como ayer les pidió el Presidente. En las provincias muchos adelantaron que no podrán hacerlo; en algunos casos quedarían vacías sus administraciones.

La reforma del Estado necesitará que el bisturí vaya mas a fondo de lo que anunció ayer el Presidente; tanto por la eficiencia que deberá buscarse tras años de un Estados gigante e inútil, como por los costos que, vía déficit, ya no pueden sustentarse. Por eso es que el anuncio de ayer ni siquiera se ataca el centro de esos problemas. Sin dudas quienes miraban ayer la escena con una sonrisa en la boca eran los jueces. Si hay un poder en el Estado donde el ingreso de familiares se ha constituido en una regla es en el Poder Judicial. “La familia”, se autoproclaman. Allí será extraño que llegue el pedido de Mauricio Macri; menos cuando todavía ni siquiera se logró que sus integrantes, los empleados y hasta sus jubilados paguen Impuesto a las Ganancias. Demasiados costos para Macri, solo por no avanzar en el problema que le generó un ministro.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *