La Policía de la provincia advierte sobre delitos virtuales – Centro Noticias Santiago

La Policía de la provincia advierte sobre delitos virtuales

Personal policial especializado investiga algunos hechos que sorprendieron en la madrugada de hoy a vecinos de Capital y Banda, relacionados a delitos de características virtuales y ante la novedad, la Policía quiere llevar tranquilidad a la población y por sobre todas las cosas exhorta a quienes resultaran víctimas de delincuentes virtuales a actuar con cautela y denunciar el hecho.
Este tipo de delitos, tipificado como una variable de la modalidad conocida como “cuento del tío”, se conoce en la jerga policial como un secuestro virtual basado en la extorsión.
El mismo da inicio con una llamada a una víctima elegida al azar para informar sobre el supuesto secuestro de una persona allegada, y que para su liberación debe acreditar un rescate en dinero o con la compra de una determinada cantidad de tarjetas de telefonía móvil, siempre bajo la amenaza de matar al rehén si informa a la policía.
Este tipo de extorsión telefónica también opera con cuentas bancarias abiertas únicamente para el depósito del rescate, siendo canceladas tan pronto se haya concluido con la transacción.
Por otra parte, el personal policial especializado advierte que existe un fraude telefónico donde se le informa a la víctima que ha sido el “ganador” del premio que una empresa reconocida del medio, una entidad crediticia o una telefónica, otorga a los participantes de un concurso que ha organizado y que para acordar la entrega del mismo, debe comprar tarjetas de celulares y darles los números de las mismas a quien está llamando.
Como se realiza el ardid
Los delincuentes poseen varios teléfonos celulares y gran cantidad de “chips” que intercambian constantemente para que las llamadas no puedan ser rastreadas. La persona que realizada los llamados se mantiene en constante movimiento para no ser detectado por la Policía y en el caso de que la extorsión sea cometida por internos de un penal, la comunicación se establece desde teléfonos públicos ubicados en los pabellones.
La técnica empleada es básica. Quien llama se hace pasar por una persona que necesita saber el nombre de una persona que vive en la casa, o puede hacerse pasar por un empleado de una empresa que desea confirmar datos para entregar un premio, por personal médico que necesita saber los datos de un herido, entre otros.
Una vez con la información en mano, llaman por segunda vez en horarios matutinos o vespertinos en los que algún integrante siempre falta; si es adulto, porque está trabajando; si es menor, porque está en la escuela. En algunos casos las llamadas se producen durante los fines de semana cuando los jóvenes suelen salir a bailar. La exigencia del pago debe realizarse en pocas horas y en un lugar neutral, siempre bajo la consigna de no informar a las autoridades.
Consejos a tener en cuenta:
Quien fuera víctima de delincuentes virtuales debe saber:
No se debe brindar ningún dato o información, sobre sí mismo, sobre un familiar, y menos aún sobre quienes estuvieran ausentes en ese momento.
Si quien llama se identifica como empleado de alguna empresa, deben exigirle un teléfono fijo para contactar a un proveedor, nunca un teléfono celular para poder chequear la información.
En el caso de que el llamado se realice desde un teléfono público ubicado en la cárcel, un mensaje automático de voz, informará el origen por lo que debe rechazar de inmediato la comunicación.
Nunca se deben completar fichas o cupones con datos telefónicos a desconocidos, incluso si se realiza en comercios, cines, centros de compras o en la calle.
Evite agendar números telefónicos con palabra tales como “mami”, “papi” o “casa”, porque en caso de extravío o robo del aparato, pueden ser utilizados por delincuentes.
Si recibe un llamado de características extorsivas, corte la llamada y recuerde que en casos de accidentes, suelen ser las autoridades policiales quienes buscan a los familiares.
En todo tiempo, mantenga la calma e informe de inmediato a la policía a través del teléfono de emergencia o de la comisaría más cercana, brindando detalles de los llamados y el personal de prevención interviniente sabrá cómo actuar, asesorándole y conteniéndole.
Después de poner en conocimiento de las autoridades, comuníquese con el familiar que no se encuentre en el domicilio para descartar todo tipo de controversia.
Por último, radique una denuncia en sede policial para que la fuerza de seguridad busque a los responsables y recuerde que es de suma importancia acostumbrarse a no brindar ningún tipo de información personal a menos que sea totalmente necesario porque cuidar los datos personales ayuda a prevenir delitos virtuales.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *