Largas filas de turistas para vacunarse contra la fiebre amarilla

Largas filas de turistas para vacunarse contra la fiebre amarilla

Los vacunatorios públicos de la Capital Federal y de algunas ciudades del país mostraron este viernes largas filas de viajeros para vacunarse gratuitamente contra la fiebre amarilla.

La inusual cantidad de personas que concurrió durante la jornada de este viernes a los vacunatorios se dio luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) informara que el estado brasileño de San Pablo, se convirtió en un área de riesgo, sumándose así a varios puntos más de ese país muy frecuentados por los turistas argentinos en época estival.

El Ministerio de Salud de la Nación indicó que sólo deben vacunarse quienes viajen a áreas de riesgo y no tengan contraindicaciones. Además, agregó que la vacuna debe aplicarse al menos 10 días antes de la fecha del viaje y una sola dosis es suficiente para protegerse toda la vida.

Al referirse a las zonas de riesgo, la cartera de Salud mencionó los estados brasileños de Río de Janeiro, San Pablo, Espíritu Santo y Bahía.

En tanto, informó que no es necesario que se vacunen quienes viajen ya sea por tierra o por vía aérea a destinos situados en la costa de los estados de Paraná, Santa Catarina y Rio Grande do Sul y tampoco quienes permanezcan menos de 72 horas en una zona de riesgo como escala de viaje.

La vacuna está contraindicada para los menores de 6 meses; para mujeres embarazadas; personas con antecedentes de alergia a cualquiera de los componentes de la vacuna como huevo, proteínas de pollo o gelatina; para quienes tengan alteraciones del sistema inmune, incluyendo la infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

También está contraindicada para personas con enfermedad del timo, miastenia gravis, síndrome de Digeorge, tumores malignos, trasplantes de órganos y patologías que requieran tratamientos con inmunosupresores y/o inmunomoduladores.

Al no contar con un tratamiento es importante prevenir a través de la vacuna, pero así también por medio de la aplicación de repelentes, el uso de ropa de mangas largas y de colores claros.

Otras de las recomendaciones, es que luego del viaje se haga una consulta al médico ante la aparición de síntomas como fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, dolor muscular, náuseas o vómitos.

La vacuna se aplica en forma gratuita en la Ciudad de Buenos Aires de lunes a viernes de 8 a 16, en Sanidad de Fronteras, ubicada en Pedro de Mendoza y Blanes y 20 de septiembre del barrio de La Boca, bajo la autopista.

También quienes tengan que aplicarse la vacuna pueden dirigirse al Hospital Muñiz, ubicado en Uspallata 2272, los martes y viernes de 10 a 12; al Hospital General de Agudos Teodoro Álvarez, en Aranguren 2701, los lunes y jueves de 9 a 12; al Hospital Pirovano, Monroe 3555, los martes y jueves de 9 a 14 ; al Hospital Vélez Sarsfield, en Calderón de la Barca 1550, los martes y viernes de 8:30 a 11:30; y al Centro de Salud 33, en Avenida Córdoba 5741, los miércoles y jueves de 10 a 13.

En los vacunatorios públicos la vacuna es aplicada en forma gratuita, mientras que en los privados tiene un costo de 834 pesos.

En el resto de las jurisdicciones se aplican en las delegaciones sanitarias que pueden consultarse en la página web: www.argentina.gob.ar/salud/viajeros/vacunatoriosfiebreamarilla .

Desde el próximo lunes se reforzará la atención con dos unidades móviles con más vacunadores y agentes sanitarios para brindar información.

Para dudas o preguntas sobre fiebre amarilla, se puede consultar la línea gratuita del Ministerio de Salud de la Nación 0800-222-1002

• ¿Qué es la fiebre amarilla?

La fiebre amarilla es una enfermedad vírica aguda y hemorrágica, transmitida por mosquitos infectados, y el término “amarilla” alude a la ictericia que presentan algunos pacientes y que en un principio lleva a confundir los primeros signos con la hepatitis.

Wanda Cornistein, jefa del Servicio de Control de Infecciones del Hospital Universitario Austral, explicó que “sus principales síntomas son fiebre, cefaleas, ictericia, dolores musculares, náuseas, vómitos y cansancio; aunque una pequeña proporción de pacientes infectados presenta síntomas graves, y aproximadamente la mitad de estos casos fallecen en un plazo de 7 a 10 días”.

La enfermedad posee tres tipos de ciclos de transmisión, según la OMS: selvático, intermedio y urbano.

En San Pablo está ocurriendo el segundo tipo de brote, en el cual los mosquitos transmiten la enfermedad a las personas que se encuentran en la ciudad luego de picar a los monos de las áreas silvestres (que son el reservorio del virus).

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *