La madre de la joven que murió al caer de parapente aseguró que el instructor estaba alcoholizado

La madre de la médica tucumana que murió tras caer de un parapente acusó al instructor y dijo que su hija fue “asesinada por un tipo indiferente, estafador y alcoholizado”.

Maria Emilia Avila Bardera escribió estas palabras en su cuenta de Facebook, junto a una foto de la joven: “Asesinada por un tipo indiferente, estafador, que hacía lo que quería sin importarle la vida humana, alcoholizado, sin que nadie lo controle. No le aseguró el equipo y la dejó caer al vacío”. “Que sepa esa rata inmunda que me mato a mí también”, añadió.

El hecho ocurrió el pasado viernes a las 16, cuando Natalia Vargas y un grupo de amigos decidieron volar en parapente en el cerro San Javier. Minutos después de haber iniciado el vuelo, la joven cayó desde unos 120 metros de altura.

Según informaron fuentes de la investigación, la médica cumplió con el procedimiento para concretar su vuelo: firmó el contrato de deslinde de responsabilidades que dispone el club, se puso el equipo pertinente -que incluye el arnés de seguridad-, y se subió al biplaza que manejaba el piloto Salazar.

Después de unos minutos en vuelo, la joven se soltó del equipo por razones que aún se desconocen y cayó al precipicio. Tras la caída, el ministro de Seguridad de Tucumán, Claudio Maley, organizó de inmediato un operativo de búsqueda en el que participaron efectivos del Grupo Cero, Bomberos, servicios médicos y la Unidad Regional Norte.

El cuerpo fue encontrado tras varias horas de búsqueda en medio de la vegetación y a unos 200 metros de la pista de despegue en Loma Bola, en el cerro San Javier, a 6,7 kilómetros de la capital tucumana. Natalia era oriunda de la ciudad de Concepción y vivía hace tres años en Alemania, donde realizaba una residencia médica. Había viajado a la provincia para pasar las fiestas con su familia.

Related posts

Leave a Comment