Cámara deberá barajar fallo político de Servini

Cámara deberá barajar fallo político de Servini

“El peronismo anhela la unidad nacional y no la lucha”. La cita corresponde a Juan Domingo Perón en las Veinte Verdades Peronistas y fue retomada por la jueza con competencia electoral María Servini para decretar, precisamente, la intervención del Partido Justicialista a nivel nacional. El cimbronazo político se completó con la designación del sindicalista gastronómico Luis Barrionuevo como “interventor normalizador” en una demanda promovida, entre otros, por Carlos Acuña, uno de los triunviros de la CGT que responde al eterno líder de la rama autodenominada “Azul y Blanca” de la central obrera. En una sentencia con más perfume político que densidad técnica, la conclusión a la que arribó la Justicia es que el PJ atraviesa un estado de “acefalía”, motivado por resultados electorales “adversos” en los últimos turnos; “crisis de conducción” por fracasos consecutivos; y dirigentes que dicen integrarlo, pero compiten por fuera del sello. “Resulta necesario forzar la memoria a efectos de poder encontrar una crisis política e institucional como la que afecta al Partido Justicialista”, sentenció la magistrada en una resolución a la que le llovieron críticas de las desplazadas autoridades y despertó cierta furia en ambientes judiciales.

En las primeras horas de hoy, el desplazado titular del PJ, José Luis Gioja, presentará la apelación que ayer no le fuera recibida. Fue notificado, algo que no ocurrió con el fiscal con competencia electoral, Jorge Di Lello, quien no tuvo noticias de lo decidido por Servini. Tendrá revancha: deberá dictaminar en segunda instancia, cuando el caso pase a la Cámara Nacional Electoral que comandan Santiago Corcuera y Alberto Dalla Vía, máxima instancia a nivel electoral. El escenario se abre como un abanico en este punto, ya fuera por un empate (con la convocatoria de un juez de la Cámara Federal de Comodoro Py), como por apelación para la última estación en la Corte Suprema. El dictamen fiscal podría ser duro contra el fallo de la jueza.

La sorpresa de todo lo resuelto por Servini la constituyó el nombramiento de Barrionuevo al frente de la “normalización” del PJ, conocido como un sindicalista que actualmente mantiene guiños hacia el Gobierno, pero también por su baja intensidad democrática, con antecedentes en la quema de urnas en Catamarca cuando fue inhabilitado como candidato a gobernador, en 2003. “Los adversos resultados electorales obtenidos en los dos últimos procesos electorales (elecciones nacionales de los años 2015 y 2017), han profundizado la división interna que venía gestándose con antelación”, analizó Servini la denominada “grieta”, con sablazos dirigidos a Cristina de Kirchner que con su invención “Unidad Ciudadana” retaceó la interna del PJ, que quedó temporalmente en manos de Florencio Randazzo, en 2017. Pero Servini también fijó un criterio de los motivos de esa crisis basada en el malogrado resultado electoral de Aníbal Fernández: “La derrota en los comicios presidenciales así como el fracaso en el acto electoral para elegir gobernador en el distrito más grande del país han provocado una crisis en la conducción partidaria difícil de superar”.

Como un ensayo para explicar la diáspora peronista, Servini alertó que “el grado de división alcanzado, con líneas internas partidarias que se ubican en las antípodas del pensamiento político, ha creado una situación crítica insostenible que de permanecer en el tiempo, podría afectar la propia existencia del partido”. Sobre esta idea basó la intervención, acusando al sector K de “vaciadores” del partido. La lógica de candidaturas de dirigentes peronistas que conforman la estructura y que terminan por enfrentar al PJ como sello es uno de los únicos puntos que hacen pie en una posible violación a la carta orgánica partidaria, algo que las desplazadas autoridades temían. Servini enunció que todas estas situaciones debían corregirse en pos de lograr una fuerza competitiva para 2019, en un pasaje que se completó con un reproche: “Cuando la dirigencia política se aleja de las personas y transita por senderos separados a los que recorre la ciudadanía, el mandato otorgado por el pueblo se ve traicionado en su origen, al quebrantarse la misión fundamental de la acción política”, los retó la jueza. Ante su tribunal deberán acreditarse los tres miembros de la “comisión asesora” que secundará a Barrionuevo, cuyo ingreso a la sede de la calle Matheu para inventariar bienes muebles e inmuebles se vio frustrado por el atrincheramiento de Gioja de los únicos puntos que hacen pie en una posible violación a la carta orgánica partidaria, algo que las desplazadas autoridades temían. Servini enunció que todas estas situaciones debían corregirse en pos de lograr una fuerza competitiva para 2019, en un pasaje que se completó con un reproche: “Cuando la dirigencia política se aleja de las personas y transita por senderos separados a los que recorre la ciudadanía, el mandato otorgado por el pueblo se ve traicionado en su origen, al quebrantarse la misión fundamental de la acción política”, los retó la jueza.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *